(454) 36 103 98 ó al (454)36 103 99

Pin It

A finales del siglo XVIII, la población de Francia estaba enojada con sus dirigentes. Las condiciones de pobreza a la que estaban sometidos parecían no interesarle a la corona francesa. Entre los problemas que tenían que enfrentarse estaba la escasez de pan, harina de trigo y de dinero para conseguirlos.

María Antonieta de Austria, se convirtió en un personaje político detestado por el pueblo. Su escandaloso despilfarro de dinero la convirtieron en el enemigo público número uno de un pueblo que exigía una mejor calidad de vida. Pero la gota que derramó el vaso fue cuando una multitud enardecida se manifestó en las puertas del Palacio de Versalles para exigir costales de harina de trigo para los panaderos.

Es importante aclarar que en la época de 1700 el pan formaba parte importante de la dieta francesa. Una familia promedio llegaba a gastar hasta la mitad de sus ingresos para adquirir este producto en diferentes presentaciones.

La reina, que se refugiaba en el Palacio, escuchó las protestas de sus súbditos y le preguntó a sus damas de compañía el motivo de los reclamos, al responderle que no tenían pan para comer; ella exclamó:

“Que coman pasteles”


Sus palabras sellaron su destino. La indiferencia del monarca ante las carencias del pueblo que dirige hizo que años después la llevarán a la guillotina entre abucheos e insultos.

Algunos historiadores aseguran que la reina no hizo tal comentario. Sin embargo este suceso se ha quedado marcado en la cultura popular de por vida.

En la actualidad, la harina de trigo forma parte de nuestra dieta diaria y sin ella, nuestro cuerpo no recibiría los nutrientes que necesita para funcionar correctamente. El pan, las tortillas e inclusive los pasteles; son sólo unos de los tantos productos que se pueden hacer con Harina Deusto. ¡No esperes más, conviértete en distribuidor!

Pin It